Buscar
Ej.: Restaurante, Pizza, Abogados.
¿Dónde?
Ej.: Montevideo, Maldonado, Pulta del este.

Pasqualini







Categoría:

ZAPATERIAS

Dirección:
Maldonado 1066, MONTEVIDEO, Montevideo, Uruguay
Teléfono:
598 2 9024794



Escribe una opinión   Ver opiniones (3)   Hay algún dato erróneo?  


ZAPATERIAS interesantes cercanos de Pasqualini

Abril Calzados
Carlos M. Ramirez...
Alamo
18 de Julio 1069
Amuletto
Cavia 3087
Bulevard Calzados
Bvar. Artigas 1485
Creaciones Ramagli
Soriano 960
Datelli
Pta. Carretas Sho...
DI CARLO CALZADOS
AVDA. 18 DE JULIO...
Espacio B.A
Montevideo Shopping
Espacio BA
18 de Julio 1077
Fantástico
Cnel. Brandzen 2271
Franco Cerbello
San Jose 1051 esq...
FRANCO CERBELLO Z...
SAN JOSE 10 51
Giuliano Calzados
8 de Octubre 3765
Gucci SA
18 de Julio 989
Hush Puppies
José Ellauri 350
Katia Calzados
18 de Julio 1268
Lumaconi
José Ellauri 350
Marcel Ronel
18 de Julio 1283
Mauna Loa
8 de Octubre 3683
Orson
Av. Italia 5775
Pinch
Yí 1384
Rockford
Pta. Carretas Sho...
Sagali
José Ellauri 350
San Pablo by Paolo
Montevideo Shopping
Santorini
18 de Julio 1093
Stadium
18 de Julio 1061
Styl
Luis B. Cavia 2898
Taborelli
18 de Julio 1184
Toto Calzados
Carlos M. Ramirez...
Troanna Calzatura
Manuel V. Pagola ...
Venet
Montevideo Shopping
Vezzo Calzados
18 de Julio 1057
Víctor Calzados
18 de Julio 1767
Zapateria Eutichia
Av. Rivera 6488 L...


3 opiniones sobre Pasqualini
Valoración 1 de 5
 Opinión de Daniela Cardarello en 21/05/2011
Razones para no comprar en Pascualini Generalmente ya estoy acostumbrada a que las cosas en Uruguay sean más difíciles que en cualquier otro país, por nuestra propia idiosincrasia. Pero cuando me suceden cosas tan bobas como esta es cuando paro la antena y digo, hay que cambiar conceptos, muchas cosas están cambiando en nuestro paisito. Por ejemplo, la famosa tienda de calzados y carteras, Pascualini. Con 8 tiendas distribuidas en Montevideo y Punta del Este, no creo que exista una mujer que no conozca su nombre como sinónimo de calidad. También es conocida por sus precios elevados. Pero todas las mujeres (y me incluyo) ambicionamos los productos de tan “prestigiada” tienda y somos capaces de ahorrar meses para llegar a pagar por un zapato o cartera de dicha tienda, por el simple hecho de que “te va a durar años porque es de excelente calidad”. Gran error, eso ya no es más así. Por lo que, en mi caso en particular, decido pagar $3.500 precios por una bota tejana de “la estación” en Pascualini cuando la podría comprar en la feria artesanal por $1.500 (o en cualquier tienda que venda zapatos brasileños). Pero no. Es Pascualini. Es de calidad y me va a “durar toda la vida”. En menos de 15 días, me las pongo un total de digamos… 6 veces. Aproximado. Y me encuentro con que la suela está despegada de la bota en el puntero. No en una sola bota, en las dos. Y ese maravilloso hilo que recorría toda la suela y que creía que era la costura de la suela con el cuero de la bota es solamente estético. O engaña bobas como yo. Controlo la angustia y las ganas de salir corriendo a Pascualini, hay que trabajar, no se puede priorizar la vestimenta en todos los casos. Pero en esas vueltas de la vida, tengo que ir al aeropuerto donde se encuentra una única zapatería, nada más y nada menos que nuestra presentación for export: Pascualini. Le comento a la vendedora mi caso y no duda un segundo: “llevála que te la cambian en el momento o te dan a elegir otra”. Salgo feliz y pienso, “ah, con razón uno gasta más plata, respaldan su producto inmediatamente”. Pero no y ahora vean que interesante que sigue esto. Llega el sábado y decido dedicarme a solucionar cuestiones del hogar y personales. Y en primer orden del día, apenas abría el shopping Montevideo y ahí estaba yo, con mis botas, en Pascualini. Me atiende muy bien Adriana pero me dice que la encargada no está y que solo me puede dar una solución ella, que llega a las 14 horas. Le digo que no quería que me las arreglaran ya que para eso, compro un par en la feria y cuando se me rompen lo mando a un zapatero. No, no quiero una bota nueva emparchada. Quiero una bota sin defectos y que me dure por lo menos dos o tres años sin parches. Pagué por eso y lo pagué en Pascualini (junto a una cartera haciendo juego, claro, así de boluda soy). Ella me hace un papelito y me dice que llame de tarde. Le hago caso y me atiende Estefanía, que por supuesto, no tenía ni idea de nada. ¿La respuesta? Hay que mandarla al fabricante para que se haga cargo. Puede llevar como mínimo una semana. Y el fabricante… ¿es uruguayo? Sí. Y… ¿es zapatero? Sí. Entonces… ¿por qué carajo pagué 2 mil pesos más en una bota en Pascualini si podía tener lo mismo en la feria, seguramente con “el fabricante”? Y capaz que hasta me devolvían la plata si se me rompía enseguida, cosa que esta famosa tienda se niega. Y pregunto… ¿cuál es el respaldo de esta tienda que tiene 8 filiales en Uruguay, incluyendo una en el aeropuerto, como carta de presentación de nuestro país? Contestación de Estefanía (supuestamente una de las encargadas): y claro que tenés respaldo, te la mandamos al fabricante para que diga si tiene arreglo o si te da otra. O sea… ¿respaldo? Del fabricante, no de la marca a quien le comprás los zapatos. Entonces la marca… ¿realmente importa? En este caso evidentemente no, ya que no hay ningún compromiso de la misma con el cliente. Que en este caso soy yo. Pero mañana puede ser un extranjero que decide comprar una “maravillosa” pieza de cuero en la tienda del aeropuerto porque son “buenísimas”. Y se lleva el problema a otro país. Y sigue Estefanía defendiendo una bandera imposible, “fíjate, cuándo comprás un celular y se te rompe, por más nuevo que sea, tenés que llevarlo a un service y te demora unos días”. Brillante, le contesto. No solamente no acostumbro usar para caminar mi celular si no que me niego a comparar la tecnología de los aparatos celulares de última generación con un par de zapatos. Conclusión, $3.500 pesos menos en la billetera y sin botas por tiempo indeterminado. Y con la posibilidad de recibir las mismas emparchadas por el fabricante dentro de una semana, 10 días o el tiempo que le lleve. Al final, solo a mí se me ocurre tener la mala suerte de comprar un par de botas con defecto. Y solo a Pascualini se le ocurre que yo debo pagar por las consecuencias de que un producto que ellos venden vino fallado. No, Pascualini no es una marca. Ahí se venden zapatos y carteras. El valor agregado que pensaba que estaba pagando no existe. Y es bueno que lo sepan amigas, porque las conozco y sé que muchas de ustedes piensan como yo. Pero Uruguay cambió. Y sus marcas emblemáticas también. Me da pena. Pero por lo menos, nunca más voy a sufrir frente a una vidriera de Pascualini porque sé qué es lo que están vendiendo. Nada.
 Opinión de Helena en 24/03/2012
Daniela, olvidaste de un pequeno detalle. Pasqualini ya no pertenece a Uruguay. Los duenos son chilenos. Asi que Pasqualine es ahora una franquicia.
 Opinión de rosana bonomi en 18/04/2012
compre una vez en la vida en pascualini, me saque las ganas, obvio con una tarjeta de credito sino es inviable..me pruebo una bota que me encanto, me dijeron q tal dia era con dto... mi ex me la pasa a buscar con su tarjeta ... y cuando me las pongo una era mas grande.... dicen 6 ambas pero la que me probe es la que me queda bien y ahora como no hay otra!!!!!! debo esperar que en un local parece que quedo un par del mismo numero.. ( rezando para que el par que me traeran, sea como las que me quedan bien) sino me tengo q embromar... o elegir algo que no quiero porque no te devuelven nada. espero q esto sea solo un aviso y me queden las botas q me van a conseguir del mismo modelo...
Escribe una opinión sobre Pasqualini

No se mostrará públicamente

Escribe como si hablaras con un amigo (pero delante de tu madre) No se admite el spam, la autopromoción y el lenguaje ofensivo.

Publicar opinión




Mapa de Pasqualini en Maldonado 1066, MONTEVIDEO, Montevideo, Uruguay

Mapa de Pasqualini en Maldonado 1066, MONTEVIDEO, Montevideo, Uruguay


Medios de Comunicación Social


© Copyright 2008-2014 Imigra. Buscar, compartir y llegar hasta allí.